9/15/2016

Respuesta tardía

Se me vino una frase
así, de repente,
y tuve la necesidad de escribir.
"El alcohol sana las heridas".
Esa es la frase, sólo eso.
Recuerdo la gillete hundiéndose
poco a poco
en mi brazo derecho.
Yo estaba tratando,
siempre en vano,
de terminar un cuento.
La sangre salía, era mucha,
y se mezclaba con el azul de la tinta.
Y yo seguía escribiendo,
en la hoja enchastrada
de azul y rojo.
Y entraste justo,
te pusiste como loca.
Gritabas, gritabas mucho.
Al rato me curaste.
Siempre me curaste.
Y me pusiste alcohol,
y dijiste esa frase.
"El alcohol sana las heridas".
Cada uno hace lo que puede.
Y me dijiste
que no me tire abajo,
que luche por mis sueños.
Pero no creías en eso,
no creías en mí.
Y yo no te respondí nada.
Mi amor, si vos supieras,
lo poco que valen mis sueños,
y lo mucho que me cuestan.