4/09/2016

No seas como los demás

Un recuerdo del Feisbuk me tiró un recuerdo, un recuerdo de algo que escribí hace dos o tres años. Empecé a leer todos los capítulos, hasta que llegué a una parte en que una chica en la historia decía:

- Vámonos de acá y no seas como los demás, por favor...

Yo me puse a recordar por qué había elegido esas palabras, por qué había escrito eso. Y me acordé. Una de las primeras veces que salí con Antonella (o la primera), meses después de las primeras veces que cogimos y nos dejamos de ver, ella tiró algo así en el bar donde estábamos. Habíamos tomado bastante, como siempre que salíamos, y era la hora de irse. Ella me había contado de otros pibes, de los problemas que tenían para decirle de frente de ir a coger. Entonces le dije que ya estábamos borrachos, que qué hacíamos. Y ella dijo esas palabras mágicas.

- Vámonos de acá y no seas como los demás, por favor...

Y yo me quedé con ese "por favor", fue un microsegundo que entendí que de verdad no quería que yo fuera como los demás, de verdad quería que yo durase más allá del sexo. Y le dije, de frente, si quería ir al telo. Y fuimos, claro.

No es ninguna historia, ni nada. Es viernes y estoy borracho. Me iba a ir a dormir, pero me ganó el insomnio y empecé a abrir una cerveza atrás de otra. Leí eso, me acordé de la frase y me dio ternura. No fue tierna y me despierta ternura.

Hoy hace casi tres años que pasó esta historia que cuento, ya hace casi tres años que duermo con la misma mujer, a la cual amo cada noche más.

En fin, nada más. Eso.

Me fui unos cuantos días a Río, y tengo varias cosas que contar. "Crónicas Cariocas" me llevé, de Arlt (que es mucho más grande que Borges y Cortazar). Otro día, sobrio, las cuento. Las escribo.

Salú!

1 comentario:

Fernanda Sandoval dijo...

No fuiste como los demás decís, héroe de la historia?