4/13/2015

Canciones que quedaron por ahí

Hoy venía escuchando una canción, una de Charly, y automáticamente se me vino un recuerdo muy lejano a la memoria. Empecé, entonces, a recordar canciones que, si bien no todas me gustaban, formaban parte de mi pasado. Acá, mientras la memoria tire, van algunas:

El Oso - Moris: Es uno de los primeros recuerdos que tengo de canciones. Mi mamá me lo cantaba cuando me quería hacer dormir. No sé por qué ese, no tiene una melodía armoniosa, pero igual ella lo hacía tierno, como todo lo que hacía para mi. A veces me daba miedo. No, no era miedo, era tristeza. Me ponía triste por el oso preso, y cuando terminaba y era libre otra vez me sentía bien otra vez.

La Gata - La Rama: Uno de esos temas de cumbia que sonaban allá post-crisis del 2001. Eran todos más o menos iguales, pero me gustaba bailarlos con mis amigos en un baile que hacían para chicos de entre diez y doce años. En uno de esos bailes, y en medio de ese tema, fue mi primer tranza en un baile.

Andrés Calamaro - Tuyo Siempre: El primer tema que escuché de Calamaro. No sé si el primero, seguro hubo algún otro al azar, pero el primero que me dediqué a escuchar. Tenía 13 años, todavía sólo escuchaba cumbia porque era lo que se escuchaba en todo el barrio. Tenía un casette de La Bersuit, De La Cabeza, en vivo. Mi hermano se compró El Regreso, de Calamaro, y sólo escuché éste tema porque leí atrás que los músicos de La Bersuit acompañaban al Salmón. Desde ese día que no pude dejar de escuchar a Andrés.

Nunca Quise - Intoxicados: Recién salía el disco Un Días Más en el Planeta Tierra, allá por el 2005 creo. Éramos pibitos. Nos fuimos de campamento un fin de semana a no me acuerdo dónde. Era uno de los pocos temas que un amigo sabía en la guitarra y lo tocaba todo el día. Nos tirábamos a la orilla del río a fumar porro y tomar cerveza. Ese viaje fui feliz.

Los Piratas - Los Auténticos Decadentes: Era el cumpleaños de 18 de un amigo. Yo todavía tenía 16 y la mayoría de mis amigos 17. Era pleno carnaval carioca, estábamos muy borrachos. Entré al baño con un amigo que vendía keta en los boliches y porro en el colegio. Sacó una bolsita con keta y me dijo que ponga la mano. Me esparció un poco por encima de los nudillos y me dijo que inhale por la nariz. Me partió la cabeza, me acuerdo. Fue hermoso. Toda la borrachera que tenía se multiplicó, me subió a un décimo piso y me dejó ahí varias horas. Cuando caí, sol en la cara de por medio, dolió bastante.

Shine On Your Crazy Diamond - Pink Floyd: Me trae a la primera vez que colé pepa. En realidad, otra vez, no fue la primera. Lo había hecho varias veces cuando salía a bailar, más por insistencia de mis amigos que por gusto propio, ya que sentía que no me hacía nada. Me levantaba, un poco, y después no me dejaba dormir. Pero nada más. Hasta que un día, conseguí media, solo, en mi casa. Tomé algo de birra, me fumé unas flores que me habían regalado, y me tiré en la cama a escuchar este tema. Esa noche entendí muchísimas cosas, creo que se me iluminó el cerebro. Fue una experiencia hermosa. Un orgasmo.



1 comentario:

Alma vacía dijo...

Shine On Your Crazy Diamond es un orgasmo.