11/27/2013

Necesito irme de viaje, encontrar otro paisaje

Nos despertó la lluvia, así que volvimos temprano.

La tormenta pega mucho más fuerte en la ruta, pero igual no te importa.

- ¿No querés parar, linda? Casi ni se ve.
- Confiá en tu conductora, no pasa nada.

Confío, claro que confío. Es lo lindo de todo esto.

Suena Zambayonny.

- ¿Cambiás?

Suena Estelares.

Hacemos mal, sin convicción.
Hacemos bien, así es el amor.
Básicamente hacemos lo que podemos hacer.

La cantamos en voz baja y nos sonreímos, los dos a la vez. Nos miramos y nos reímos. Sabemos que vamos haciendo todo como podemos, y bastante bien nos sale. Todo se fue dando de forma tan pero tan natural, y es lo que más nos gusta. Si nos ponemos a buscar no hay ningún hecho que haya marcado un antes y un después. Ni siquiera los te quiero, o los "mi amor" - "tu novio" que salen desde el alma aunque uno trate de tragárselos, y estallamos en risas de darnos cuenta de cómo el inconsciente quiere liberar lo que sentimos por más que tratemos de evitarlo.

Que lindo haber coincidido con vos. Siempre nos reímos del destino, y hablamos de las pequeñas coincidencias que llevaron a que hoy estemos así. A veces volamos más allá, y hasta hablamos de las coincidencias que llevaron a nuestros hermanos a estar juntos, y así podríamos seguir tardes enteras. De hecho lo hacemos, porque el sol está cayendo y el río está muy calmo, la situación es perfecta.

- Este momento.
- ¿Qué?
- Es perfecto. El sol, el río, vos... Me lo voy a guardar muy bien.

Y lo hice, porque lo tengo nítido en la retina.

Y siguiendo con las coincidencias, un beso cada vez que decimos lo mismo al mismo tiempo.

Podría escribir días enteros sobre vos, pero es tarde, tengo mil cosas que terminar y mañana hay que levantarse muy temprano.

Linda.


No hay comentarios: