5/05/2013

¿Qué vas a hacer tan sola hoy?


Tengo unas ganas asquerosas de escribir. De vomitar arriba del papel. Y escuchar un rato a Los Smiths, y después ver Eterno Resplandor. Y, quizás, leer un rato Miller si todavía no me quedé dormido. Pero no, vos querés ir al cine, y para ir al cine con vos tengo que estar de buen humor. Si hago todo eso que quiero hacer, voy a terminar tirado en la cama replanteándome mi vida, y lo último que voy a querer va a ser ir al cine con vos. Porque vos sos de cartón, sos pasajera. Igual me gustás. Perdón, me atraés. Pero si hago todo eso, vos no existís. Y vuelve el recuerdo de ella. Y vuelven sus ojos, sus manos, su cintura que es mucho más linda que la tuya. Y no, no vuelve nada, sólo vuelve el dolor y la tristeza. Y me encuentro solo, tirado en la cama y llorando, pensando en cómo fue que se fueron dando mal las cosas. Ya lo dijo Lisa, y digo Lisa por decir infinidad de pensadores, es feliz quién menos sabe. Y se lo tiro mano a mano a cualquiera, con 27 de mano. ¿Y cómo vamos a ver esa comedia romántica que querías ahora? No, no puedo. Perdón. Te llamo y te cancelo a último momento, como te hice tantas veces mientras vos me puteabas. Está todo tan cerca, lo tengo al alcance de mi mano. Debatir entre una noche para mi, o una para vos. Deleitarme de diversas formas, pensar, atacarme, autodestruirme, o anularme y reírme un rato con vos. Fumar, cojer. ¿Comedia romántica? Sí, a mi también me gustan. ¿Pero al cine? Vení, vamos a mirarla acá de última. Entonces cuando vos te dormís, yo puedo hacer todo esto a oscuras y en silencio. Y después lloro y pienso mientras vos dormís, ajena al mundo que te rodea. Y entonces me siento solo, pero vos te despertás de golpe y me abrazás, y pensás que soy feliz, pero no. ¿Y todo esto por una hoja, una canción, una película y un libro? Sí, pero no. Es un concepto, engloba tantas cosas. ¿Y al final?, ¿no era que no lo ibas a hacer? Sí, también, pero no. Sí, o sea, estoy escribiendo. Y sí, también estoy escuchando "There is a light that never goes out", y hasta también leí algunas líneas de Miller. Pero todavía se puede revertir, todavía puedo hacer catarsis. Y sí, soy algo exagerado. Pero no, basta. Basta de todo esto. A guardar todo esto, esta faceta mía. A dejar de pensar, al menos un rato. A salir. A llamarte, a pasarte a buscar, a besarte, a tocarte, a reírme con vos, a tirar algún chiste agudo de esos que tanto te gustan, a comer, a fumar, a tomar, a cojer, a dormir. Mañana será otro día y veremos cómo seguimos.

Y no, mejor no escribo, ni escucho, ni veo, ni leo. No. Dale, vamos al cine. Elegí vos.

No hay comentarios: