5/14/2013

Nunca pegué -10 en el Chinchón

- ¿Y cómo vas con eso?
- Mal.
- Lo que me habías pasado estaba bueno.
- Lo tiré, no me gustaba. No me siento bien. No sé que escribir.
- ¿Y lo que te inspiraba?
- Nada me inspiraba, simplemente venía. Yo me sentía bien.
- ¿Y ahora?
- Y ahora me la paso tomando whisky y saliendo con mis amigos.
- ¿Y eso tiene algo de malo?
- No, siempre me gustó. La diferencia es que ahora vuelvo a las ocho de la mañana, con el sol asesinándome de a poco y me siento mal, ¿entendés? Llego, me separo de mis amigos y me quedo solo. Y entonces me pongo los lentes más negros que encuentro y trato de salir a comprar algo para comer para no morirme. Y en el barrio la gente te ve y comenta.
- ¿Desde cuándo te importa lo que digan?
- No, no es eso. Es que comentan la verdad, lo que yo mismo veo. Me veo arruinado, los lentes no esconden nada más que los ojos rojos. Y me ven flaco, consumido. Y entonces vuelvo, como algo, a oscuras, mirando la tele apagada. Y me arrastro, no me muevo. Llego a la cama, a veces ni me cambio, y me acuesto. Y me siento totalmente vacío. Vacío e inservible, me doy un asco increíble. Y no es por nada de lo que hice o dejé de hacer, el contexto es sólo un detalle que agrava la situación.
- Es normal, no te sientas mal por no poder rescatar un sol entre tanta mierda.
- No aspiro a eso, ni siquiera a una simple e ínfima llama. Pero en ese momento, cuando pasó toda la noche y por fin trato de cerrar los ojos... me encuentro muy triste, y sé que no hay absolutamente nada en esta puta galaxia que lo solucione.
- Más bajo no se puede estar. "No queda más que subir y reír", escribiste una vez.
- Es mentira. Allá estaba mejor. Hace años que vengo aprendiendo que siempre se puede estar peor. Acordate de eso, por favor, siempre se puede estar peor.
- ¿Eso sería un consuelo o un martirio?
- Todavía no lo terminé de entender, sólo sé que es la peor sensación que se puede llegar a sentir.

No hay comentarios: