4/14/2013

¿Más o quismo?


Jamás entendí el hecho de sabotearse a uno mismo. Querer ver algo que sabés que te va a hacer mal, saberlo bien, y sin embargo verlo (verlo, hacerlo, escucharlo, infinito etc). Lo pensé cien veces y nunca le encontré explicación. Y no es que sea yo, no. Quizás exista gente más fuerte que se contenga un poco más, pero tarde o temprano caen.

Si yo les digo: "Te dejo una carta que va a destrozar las ideas que tenías sobre algo hermoso", todos el mundo entiende que le va a hacer mal, y sin embargo todos la van a querer abrir. La verdad tira más que nada.

Y ahí te veo, bailando y cantando.

Y no es lo peor ver ciertas cosas, lo peor es imaginar a partir de lo que se ve.

Y te imagino viéndolo embobada, y lo imagino cantándote desde ahí arriba (por más que sea dos metros sigue siendo un escenario). Y él te canta, y vos lo mirás, y vos lo admirás, y vos lo amás. Porque es lindo, porque tiene su banda, porque es algo conocido, porque siempre se llevaron bien, porque te entiende, porque te cuida, porque te ama él también, porque vos también sos linda. Lo pienso y me da escalofríos, como tanto tiempo pasé por alto tantas cosas. Y sé que te gusta, y no sé por qué tuve que haber visto eso.

Reitero. Sabía que si ponía ese canal iba a ver la situación, y sin embargo no me contuve. Podría haber seguido viendo el bodrio de Argentinos-Rafaela pero no, cambié y todo se me vino abajo.

Y ahora sigo con eso, con lo que vi y con lo que imagino. Y mi imaginación no vuela totalmente desnuda, no, se basa en muchísimas cosas que dijiste, hiciste y me diste a entender en todo el tiempo que estuvimos juntos.

Y juré nunca más escribirte nada, mucho menos por acá, pero bueno. Las lágrimas son cada vez más fuertes y necesitaba desahogarme.

Sigo sin entender esto que trato de explicar, si alguien fuera tan amable y brillante como para explicarlo... soy todo oídos.

No hay comentarios: