2/26/2013

# Vómito 51

Estábamos con Paula y Hernán, los conocés, bah, te hablé de ellos, estábamos en Mundo Bizarro tomando algo, tranqui, capaz después salíamos, la verdad es que yo ya estaba medio en pedo y ellos no sé de qué estaban hablando pero me aburría, y te mandaba mensajes porque estaba preocupado porque no me contestabas los mensajes que te había mandado antes, entonces me metí en el baño ya medio tambaleando y justo me contestaste que te llegaban, sí, pero que no me contestabas a propósito por miedo, o por confusión, porque yo dije que estaba mal y que no hablábamos más, por cualquier cosa, bah, porque sos una puta, a grandes rasgos y me encanta que seas así, tan histérica, tan perversa, tan capaz de hacer lo que quieras conmigo, tan como yo, que soy cualquier cosa en tus manos y me derrito en tu boca y en esos momentos me meto en el cubículo, me bajo los pantalones, me sube el calor y sólo quiero tomarme un micro, sí, un micro, no un avión, así tardo más y junto más ganas, más leche, más sangre, hasta el culo del mundo y llegar y abrazarte con cariño, besarte, decirte que te quiero para acto seguido agarrarte del cuello y llevarte de los pelos, levantarte la pollera y empezar a tocarte por arriba de la bombacha mientras te hundo la poronga entre mi jean y los cachetes del culo y vos me decís que no, que basta Santiago, que está mal, y te tiro del pelo y te aprieto el clítoris y asomo el dedo a la cueva que ya es una laguna y te muerdo el cuello entonces sí, ahí sí, me pedís por favor cogeme, por favor, te corro la bombacha sin sacarte el vestido y te penetro y abrís los ojos y la boca y te sigo cogiendo con un dedo en la boca te meto la pija te tiro del pelo la saco te muerdo te la meto hasta el fondo la saco te agarro las piernas la meto de nuevo, y apretás la conchita como sólo vos sabés hacer para que te quede bien adentro y no me vaya nunca, porque no me quiero ir jamas, porque nunca voy a dejar de cogerte salvo, claro, que vos decidas cambiar de roles y subirte a mi poronga para cogerme como nunca nadie me ha cogido jamás en la vida poniendo los tobillos sobre mis piernas y subiendo y bajando despacito, bien despacito me mirás a los ojos y me agarrás las manos para que no me pueda incorporar, para que no te toque, para que sólo te sienta estrujando y para que mucho menos se me ocurra besarte, porque soy tu putito y a los putitos no se los besa, y me seguís cogiendo mientras pienso que te quiero, no, que te amo, o no, mejor no te amo un carajo, por puta, porque yo tambien soy un hijo de puta y no me lo merezco, y vos tampoco te lo merecés, pero me encantás y me encanta que me encantes y me encanta como me cogés, no quiero parar nunca y daría todo lo que no tengo para quedarme toda la vida abajo tuyo, no hay otra cosa que quiera hacer, y ya estoy por acabar, acabame toda, papu, te voy a dar toda la leche querés que te la dé dámela toda y vuelvo a pensar que sí, que te amo, que no hay otra cosa parecida al amor y si la hay no vale mucho la pena, o acaso esto sea lo único que valga, y te lleno la conchita de leche y bombeo mientras vos me seguís cogiendo despacito la leche sube y te llena toda y te quiero con locura porque estamos locos para hacer estas cosas y cuando termino de pensar todo esto vos me decís que en Buenos Aires y allá ya saben todos, aunque no sepamos bien quiénes son “todos” y me decís que está todo bien aunque la verdad que no, y que no podemos hacer esto porque tenés novio y que está mal, está muy mal esto Santiago y yo digo que te quiero y extraño mucho y que quiero tomarme un micro para verte aunque mejor no te digo nada y me salgo del baño que al final era el de mujeres y les digo a los chicos que me siento mal y me tomo un taxi a casa y te escribo esto porque estaba preocupado porque no me contestabas los mensajes.

No hay comentarios: