2/18/2013

Dibujando espejos.

Pude escuchar, soy bueno para eso. También para aconsejar, sé decir cosas que la gente no quiere escuchar pero que su inconsciente escucha y procesa como verdadero. Quizás al principio cae incómodo, hasta insultante, pero al poco tiempo reconocen que era la verdad. Hablé con dos personas, las dos estaban mal. Sentían algo parecido, y les pasaba más o menos lo mismo. Escuché atentamente y les dije lo que me parecía, a ambos les molestó al principio, aunque al rato me dieron la razón un tanto sorprendidos. Tengo el alma destruida, y sin embargo acá estoy dando consejos y haciendo que la gente se sienta mejor. Sólo necesito que alguien, alguna puta vez, me diga:

¿Cómo estás? ¿Te está pasando algo?

Y que tenga sinceras ganas de escuchar...

No hay comentarios: