1/05/2013

No hay acaso en el ocaso!

Hace un rato me dijeron algo y, si bien fue en calentura, me dolió muchísimo. Me hizo volver a leer lo que siempre leo cuando estoy mal. Me pone peor el hecho de que haya pasado tanto tiempo y no hay cambiado nada. Eso que me dijeron (el hecho de que sea una de las personas que más amo y admiro lo convierte en algo todavía peor) me llevó a replantearme muchas cosas (las de siempre y otras nuevas).

Y acá estoy, otra vez con el insomnio a cuestas, otra vez con lágrimas en los ojos y otra vez con miles de pensamientos horribles rebotando por mi cabeza. No puedo cambiar, voy a seguir así un largo tiempo. Me siento totalmente destruido y no exagero, ya no sé qué hacer. Ojalá todo fuera más fácil, pero no, insistimos en hacer complicado lo que debería ser hermoso. Y acá sigo, con un nudo en la garganta queriendo gritar tan pero tan fuerte para sacarme esta sensación de mierda que tengo.

Otra vez a lo mismo, cuando pensé que ya no iba a volver. Hay cosas que no se deberían decir nunca, ni siquiera en estado de emoción violenta. Supongo que estás un poco grande como para no darte cuenta y medir tus palabras. No tengo a nadie, me siento completamente solo. Y me siento así porque estoy así, no hay vuelta de tuerca en esta cuestión.

Perdón, pero no encuentro otra salida. Nos vemos en cualquier bondi, ojalá sean felices!

No hay comentarios: