12/06/2012

Me desperté temprano por causas totalmente desagradables. Y acá estoy, hace una hora, viendo nuestras fotos y escuchando nuestras canciones. Sí, hay canciones que las hicimos propias ("la cantamos como si fuese nuestra"). Creo que tendríamos que haber elegido una más fea, arruinamos varios temas hermosos. Cada vez que los escucho automáticamente me traen tu figura siempre tan alegre bailando con las manos

Tu mensaje me sacó una sonrisa, aunque de tristeza. Claro está. No tendría que haber entrado a tu blog, no. Las pocas cosas que rescaté ya las sabía, y las que no sabía me hicieron peor. Podés hacer lo que quieras. De hecho siempre lo hiciste, mirá si te vas a poner a pensar en eso ahora que ya no estamos. De un momento para el otro escribo masticando bronca, así que saco el lado más soberbio de mí. Todos esos que citás y tantas ganas tenés de hablarle, son uno más pelotudo que el otro, ellos y su discurso barato que sólo quieren usar para llevarte a la cama , y vos que escuchás un rap y pensás que es Mozart. Reitero, hacé lo que quieras, como siempre lo hiciste. Si la chupé toda estando juntos, ahora no serían más que cosquillas. Todo con tal de satisfacer el discurso que tenés, todo para que encaje en cómo pensás que tendrían que ser las cosas.

Me acuerdo de cómo eras cuando te conocí, en cómo criticabas cosas que ni siquiera conocías y ahora te miro con simpatía al ver que entendés que quizás no tendrías que hablar sin saber. Poco a poco volviste a eso, a eso que tanto rechazo me provocaba, y por lo cual pensé que sólo iba a quedar en un polvo y chau (o dos, o tres). Y no, descubrí la verdadera persona detrás del personaje. Te descubrí y me enamoré como nunca. Te amo como a nadie. Sos absolutamente lo mejor, pero a veces parece no alcanzar (mentira, siempre debería alcanzar). A vos y a todo lo que traés con vos. Es increíble todo lo que me hiciste aprender en este tiempo, nunca nadie me llegó tanto como vos y todo lo que trajiste.

Y no sufro por todo lo que pasamos, no. Aunque recordarlo quizás me mueva todo el cuerpo. Sufro por todo lo que no llegamos a hacer, por todo lo que quisimos y no pudimos. Esto no quita que no vaya a extrañar todo lo que hicimos, y aún más lo que hacíamos todos los días. Pero más voy a extrañar aquello que jamás llegamos a hacer (por boludos, por no tener tiempo, por confiar que íbamos a tener todo el tiempo del mundo, que de hecho por aquellos días era así).

En fin, tengo un sin fin de sentimientos para vos. Algunos quizás no sean los más nobles, pero estoy seguro que lo más lindo que sentí lo sentí por y gracias a vos. Eso es algo imposible de tirar a la basura por más cosas que pasen en el medio. Es algo tan lindo y verdadero, por más que hoy el contexto sea otro. Y no sé si mutó, no se si se degradó, si se gastó. La verdad no lo sé. Sólo sé que lo que sentía alguna vez fue totalmente hermoso, y que hoy todavía tengo restos de eso (quizá está el sentimiento entero, sólo que no tiene posibilidad alguna de salir a la luz en esta situación).

No sé por qué escribí esto, vi lo tuyo y sentí la estúpida necesidad de hacerlo. Parecemos dos nenes que se mandan cartas en el recreo a través de los compañeros. Siento muchas cosas, las cuales traté de plasmar. En este momento gana la tristeza, la decepción, la bronca (mucho más al leer las novedades que traés y los deseos que tenés para con otros).

No sé, chau!

No hay comentarios: