8/29/2012

Uno, dos...


Hoy me miré los brazos en clase y me di lástima, tan pequeños y frágiles, nunca estuve así.

La gente habla de modelos de celulares, de marcas de ropa, de quiénes son lindos o no en la televisión (o en cualquier lado), de qué camisa floreada comprarán este finde (y a las boludas se les cae la baba), de sexo oral en baños públicos, de qué tan puta es, infinito e t c. Me siento tan ajeno a todo. No hablo de creerme ni mejor ni peor, simplemente me siento ajeno. Afuera. Pero no como esos que dicen estar fuera y no duran ni dos rounds, me siento ajeno de verdad. Me da asco, me aburre, pero parece totalmente mediocre.

Vení che, sonreíle. Dale charla, dale. Que piense que sos igual, o de última que te tome por gil, pero que nunca sepa la verdad porque vas a parecer un monstruo. Posta.

Mi profesora nueva de inglés nos habla y trata como si fuéramos nenes que empiezan la primaria. Me avergüenza reconocer que me gusta ser tratado de manera tan infantil. Jamás voy a crecer.

1 comentario:

Die dijo...

Hay una fina línea entre sentirse tratado como un nene y sentirse tratado como un boludo. Cuando pasa la primera es tan lindo.

Un abrazo che!