8/08/2012

Almas!


De pequeño comprendí a las almas inanimadas. Esas que duermen temprano y miran televisión anhelando ocupar otro espacio dentro del espacio. Esa es su realidad, la cual los adormece y los hace sentir confortables. Lo demás, lo ven pasar a lo lejos. Desde luego que comprender no es aceptar, comprender es no culpar.

Una dulce canción suena, se expande como una bomba y cubre la habitación de colores radiantes. Varias líneas salen de un libro para recorre el lugar por entre los muebles hasta llenarlo entero de historias. Alimentan el deseo, fomentan la imaginación, iluminan hasta los rincones más obscuros y llenan de vida el alma.

Nosotros, campeones, merecemos un premio. Nosotros que seguimos en el pasado ajenos al todo que avanza hacia la nada efímera. Nos tortura la idea de saber lo que la mayoría ignorará por el resto de su vida, eso que hace distintas a nuestras almas. Y por más que en estos días las almas inanimadas dominen el mundo, acá todavía estamos firmes nosotros, todos. Aquellas almas que construyen un futuro mejor.

No hay comentarios: