7/18/2012

"El dolor nos conduce por caminos erróneos".


El hecho de sentir dolor la mayor parte del día lo lleva a uno a tener pensamientos oscuros, indecentes y no deseados. Un dolor constante, horripilante y profundo. Te transforman en algo que no sos. Todos se vuelven el enemigo, todo se transforma en irritante porque uno mismo está irritable. Parece como que todo está en tu contra, todo atenta contra vos. Y el dolor crece a la par de tu mal humor, y no hay absolutamente nada que puedas hacer para evitarlo. ¿Sabés cual es la única solución? Inyectarte algo que te causa todavía más dolor, y que te deja somnoliento, con apenas fuerzas para acostarte a dormir y contener la respiración para contrarrestar el dolor que sentís a causa de la inyección.

No hay comentarios: