6/19/2012

No tengo equilibrio cuando estoy lejos de tu delirio!

Van varios días seguidos que el reloj marca las 6am y el amanecer me encuentra todavía despierto. Igualmente no es algo que me preocupe. Por primera vez estoy bien, feliz y, a su vez, tengo miles de ideas sueltas por la cabeza (y absolutamente todo gracias a vos).

Ya no es noticia escribir sobre ella, claro. Pero cada día se supera a sí misma. Suena ilógico, y hasta lo es. Cuando pienso que ya no puede sorprender con algo, saca el número de la magia (ella me lo enseñó, claro) y me canta las treinta y tres. Y ahí quedo yo, como un idiota, mirándola embobado mientras largo cualquier cosa por la boca para que no sepa que me quedé sin palabras.

Me hacés tan feliz. Lo demás no es nada...


No hay comentarios: