6/15/2012

Cartas de amor, huella sin fin.

Para ella tampoco fue tan fácil.
Le costó ciento veinte cartas.
Ni una más, ni una menos.
Ninguna tenía remitente.
Aunque sí firma, claro.

No hay comentarios: