3/11/2012

Nowhere man.


Hubo un tiempo en el que vivía con una chica, por cuestiones ajenas a ella la tuve que abandonar. Siempre me reprochaba lo cerrado que era, a pesar de ser un tanto demostrativo, lo poco que realmente me abría. Me conocía hacía diez años en ese entonces y la verdad es que poco me conocía. Un día me pidió que le escriba, ya que me gustaba escribir. Mis miedos, mis deseos, mis anhelos más lejanos. Acepté, solamente porque la amaba.

Fragmento página 27:

"¿En serio parezco alguien que planeo? No tengo razón, no la encuentro atractiva. Hago lo que quiero cuando quiero, conociendo e ignorando las consecuencias. Soy como un perro que corretea los autos que pasan. ¿Sabés cuál es el problema? No se que hacer cuando los alcanzo."

No hay comentarios: