2/17/2012

Uh, Que Deja Vu!

Las valijas armadas, los cajones vacíos, el lado frío de la cama...
Mientras tanto ella duerme, ajena a todo esto.
Él se escapa, huye de todo aquello que lo hace felíz
(nunca pudo soportar tal delirio)
Afuera llueve y mañana nadie entenderá la partida.
Mientras tanto el amor triunfa,
en medio de una ciudad indiferente.


Creo que es lo único que me gusta de lo que escribí de un tiempo, largo, a esta parte. Lo traje a cuestas simplemente porque me cuesta demasiado llegar a ser feliz (en un concepto general, ya que mi concepto de felicidad es demasiado extraño), es un estado tan efímero como inexistente diría. No lo soporto, no lo aguanto... no me calza bien. Algunas veces desaparece por causas ajenas, pero en la mayoría de los casos soy yo quien acelera la desgracia. En fin, creo que otra vez estoy empezando a sentirme demasiado bien, y es hora de comenzar a complicar todo para volver al estado en el que vivo la mayor parte de mi vida.

Es gracioso comparar los escritos de hace dos años con los de hoy, es gracioso comparar la situación de hace dos años con la de hoy... ¡es exactamente la misma!

Las historias trilladas me están aburriendo (al igual que vos)

No hay comentarios: