1/01/2012

Fiestas!


Desde chiquito siempre me gustaron, no se por qué. Navidad por los regalos, supongo, y año nuevo porque estaba con todos mis primos. Ahora, ya más de grande, navidad por los regalos y el alcohol, supongo, y año nuevo, por el alcohol con los primos.

Me pone de buen humor el ambiente, será porque hasta el más careta está de fiesta, y eso juega.

En fin, ayer minutos antes de brindar me puse a pensar para qué servían las fiestas, y mi estado para nada natural sacó éstas conclusiones:

1) Emborracharte y bailar en familia.
2) Drogarte en familia (evitar padres y tíos)
3) Tomar gratis.
4) Comer gratis.
5) Estrellar botellas vacías contra el pavimento motivado por los presentes.
6) Hablar con esa mina que no veías hacía mucho con la excusa de "Felíz año"
7) Ver a esa mina.
8) Cojer con esa mina.
9) Ver el primer amanecer del año (y sacar cuentas de cuántos ves en el mismo)
10) No recordar nada de lo sucedido al día anterior.

Bueno, antes de que pueda terminar la lista me putearon porque estaban todos brindando y yo colgado en cualquier cosa.

Recién ahora, 19:30hs del día después, empiezo a recordar algo de la noche anterior y muy felíz puedo reconocer que cumplí con las diez situaciones presentes en la lista.

Salud! (dinero y amor)

1 comentario:

Die dijo...

El baile con toda la familia borracha. Somos tan lindos e idiotas que nos doy ternura.
Un excelente 2012 para usted, querido escritor! Ojalá se aclaren algunos mambos (no todos, se tornaría aburrido), preferentemente los más dañinos. Sin embargo debo admitir (con cierta crueldad) que todos tus textos me encantan, pero con los que más cuelgo son los de desahogo y melancolía (acá gano tu odio); tanto sentimiento junto me fascina.