1/30/2012

De vacaciones, muerte y locura!


Hoy volví de la costa, la ruta se hace más amigable con buena música. Siempre me pareció raro el hecho de morir en la ruta mientras suena determinada canción. Hoy mientras escuchábamos Ruleta de Los Piojos en el auto me puse a pensar qué pasaría si chocáramos y muriéramos en el acto, nuestros cuerpos quedarían atrapados para siempre entre los fierros retorcidos y llenos de sangre mientras una melodía alegre suena de fondo, ajena a todo esto.

También me acabo de dar cuenta que los últimos dos viajes a la costa (éste y el del verano pasado) los relacioné con la muerte (la otra vez sobre lo absurdo que puede llegar a ser lo último que escuchamos al morir) Si, soy un optimista de los viajes.

En fin, la pasé demasiado bien. Si bien se pasó muy rápido, mientras estaba allá perdí la noción del tiempo y a veces sentía que cosas que había hecho durante el día en realidad las había hecho el día o hasta la semana anterior (la consecuencia de intoxicarse todo el día durante dos semanas)

Ojalá me hayan bastado estas dos semanas para tener todo lo que quería y pueda empezar a rescatarme de ciertas cosas, porque el veneno ya no envenena y no quiero subir más la verdad. Hoy por hoy me siento lleno, siento que no necesito nada más, pero es sabido que es simplemente un espejismo en medio del desierto en el cual me voy a despertar en unos días.

2 comentarios:

Die dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Die dijo...

Ojalá el espejismo adquiera consistencia y, de golpe, se pierda en su ficción hasta desaparecer como tal, y transformarse en realidad.

Felices pasadas vacaciones!