10/28/2011

Otro amor en Lomas

Se dirigía a la plaza del cañón a ver a su amada, Lucía. Iba con la esperanza que tienen aquellos que no se conformaron con un amorío fallido, y con el optimismo de saber que todo pasa. Sabía e ignoraba la ironía que aquel viaje significaba, ya que tal plaza fue testigo del primer encuentro con su primer amor, Melisa, y también del último, donde ella le escupió verdad tras verdad en la cara, y él no lo supo, ni lo pudo aguantar. Bajó del colectivo, caminó tres cuadras y enfiló hacia el banco de siempre. Él se dirigía a la plaza a ver a Lucía, pero al llegar, no había señal alguna de Lucía, y para su sorpresa, ahí se encontraba Melisa, con el rostro bajo lágrimas, mientras pronunciaba:

- "Te estaba esperando. Te extrañé tanto, mi amor..."

No hay comentarios: