7/08/2011

"Este adios no maquilla un hasta luego..."


Las valijas armadas, los cajones vacíos, el lado frío de la cama...
Mientras tanto ella duerme, ajena a todo esto.
Él se escapa, huye de todo aquello que lo hace felíz
(nunca pudo soportar tal delirio)
Afuera llueve y mañana nadie entenderá la partida.
Mientras tanto el amor triunfa,
en medio de una ciudad indiferente.

1 comentario:

Sol! dijo...

Lo bueno de que el corazón cierre por derribo es que late, en algún lado, la certeza de que están en uno las herramientas para reconstruirlo.

Está bueno el blog, me gusta tu claridad para expresarte.
Saludos!