1/25/2011

Pepe Grillo


- Dale, apurate que se hace tarde. Agarra la birome de ahí arriba y esa servilleta, empezá a escribir- me dijo, y comenzó a dictarme:

- Ya pasaron siete años, si supieras lo que te extraño... Espero que estés orgulloso de mí, desearía que sepas que se me hace muy difícil no fallarte, pero sin embargo lo intento día tras día. Espero seguir así, con mi personalidad, con mis ideales, con eso que tan contento te ponía. Quiero contarte, que Yo cumplo con mi parte, y que todo va a estar bien cuando termine...

- ¿Nada más?- le dije, pero nadie respondió. Me di vuelta para ver quién estaba, y no había nadie en la habitación... estaba sólo, sin nadie que me dicte qué hacer cuando no lo sé...

2 comentarios:

Juli~ dijo...

Cada cosa que escribis me pone la piel de pollo...eso es raro.
beso

Melisa dijo...

Tus comentarios siempre me sacan una sonrisa, gracias.
Tu texto me dio cierta intriga, y a la vez escalofríos en el cuerpo, seguí así, me encanta.
Un beso gigante.