1/21/2011

La chinita volvió a China...


Así es, lamentablemente, el dicho "nada es para siempre" volvió a cobrarse otra víctima.

Hoy fuí al super-mercadito chino anhelando verla, como siempre, tan hermosa. Salí a la calle con el deseo de ver su figura de acróbata entre las góndolas, de oir su dulce voz diciéndome: "No envase, no envase, no fiar envase" o simplemente ver su ceño fruncido porque me negaba a pagar los $0,25 del frío de la cerveza.

Después de pensarlo un tiempo, hoy me iba a decidir hablarle. La cuadra y media que me separa de Ella, fuí pensando como poder conquistarla. Había varias dificultades, pero una fundamental: no se le entiende absolutamente nada cuando habla (más allá de lo básico para atender)

Llegué al lugar y la busqué un largo rato, pero para mi desgracia, no la encontré. Tomé coraje y decidí preguntarle al chino mayor, su padre (o esposo) Así que me acerqué al mostrador del fondo y mientras pedía 100g de jamón y queso, le dije:

- Discule, ¿aceitunas negras tiene?
- Sí.
- ¿Y la otra chica que atiende donde está?
- Volvió a China.

... y ahí nomás se rompió mi corazón (like always)

Sé que nunca más la voy a volver a ver, pero simplemente escribo esto para hacerle saber (engañarme de eso, en realidad) que la amo, que siempre la voy a amar... a pesar de que 20.000km y una gran muralla nos separen.

2 comentarios:

Juli~ dijo...

No se si esto es verdad o no, pero me morí iguaal.
Es asi, nada es para siempre. Es triste pero todo pasa por algo (a mi criterio). Cuando menos lo esperes, va a cambiar todo.

SofiÁ ! dijo...

A veces los silencios sumados a la distancia son peores qe una discusion o una pelea. Eso me paso cuando escribi en la nota, el silencio no es mi amigo y el qe el no este conmigo se lo debia a la distancia.
Jajajaja no te preocupes, suele pasar jaja